Esta usted en:

Patrimonio Histórico


Torre del Homenaje

En el centro del pueblo, junto a la iglesia y el ayuntamiento, se conserva una imponente Torre del Homenaje. Cuadrada, de casi doce metros de lado, está construida con mampostería careada en pequeñas hiladas y con las esquinas reforzadas por piezas de sillería dispuestas a soga y tizón, como era habitual en las construcciones militares de la Encomienda de Santiago en la primera mitad del siglo XIV. El recinto exterior, integrado por muralla y cuatro cubos macizos que protegen las esquinas, es un añadido del siglo XV pensando ya en las reformas que imponía el reciente perfeccionamiento de la artillería.

Interiormente su piedra está más cuidada y se estructura en tres pisos: en el más bajo hay un aljibe y en los superiores su planta se divide, mediante un muro central, en dos mitades cubiertas por bóvedas de cañón apuntadas y muy rebajadas. Se asciende a los sucesivos pisos a través de una escalera interior que va rodeando la torre. Es posible que tuviera una tercera planta de la que tan sólo se conservan algunos indicios.

Esta torre del homenaje del antiguo castillo fue declarada Bien de Interés Cultural en 1985.

Castillo de la Yedra

El primitivo emplazamiento de Torres de Albanchez no coincide con el actual, sino que se localiza en un montículo cercano defendido por el Castillo de la Yedra –ya derruido pero del que se conservan algunos vestigios–, que fue tempranamente conquistado por las tropas cristianas de Fernando III, quien lo cedió en 1235 a la Orden de Santiago.

Este antiguo asentamiento aún conserva restos de muros de mampostería, estructuras defensivas y aljibes, excavados en la misma roca, que fueron edificados en distintas épocas. Posiblemente el origen del mismo pueda relacionarse con el asentamiento de una comunidad hispanovisigoda, que tras abandonar las vegas del río Guadalimar entre los siglos V y VII, se estableció en este punto estratégico de la Sierra de Torres de Albanchez, definido por una orografía muy accidentada que facilitaba su defensa. Tras la conquista musulmana este asentamiento fue utilizado como castillo-refugio por los vecinos de diversas alquerías o aldeas que habitaban las tierras bajas del valle del Guadalimar. No obstante, una vez integrado en el señorío de la Orden de Santiago, entró en crisis, sobre todo al favorecer y potenciar la propia orden el desarrollo y el poblamiento de otro núcleo situado en una zona menos abrupta, el actual Torres de Albanchez, que inmediatamente fue dotado de una sólida fortaleza.

El Castillo de la Yedra fue declarado Bien de Interés Cultural en 1985.

Iglesia de Nuestra Señora de la Presentación

La iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Presentación, cuya fábrica se empezó a construir en el siglo XVI, se alza en la plaza pública del municipio. Su planta es rectangular, con una sola nave, dividida en cuatro tramos que cubren bóvedas de medio cañón con arcos pseudofajones. El coro está situado en alto, a los pies, protegido por una baranda de madera labrada. Un arco toral de medio punto indica el acceso a la sacristía, situada en el lado del Evangelio. La cabecera, de base cuadrada, se le añadió en el siglo XVII.

En su exterior domina la mampostería, salvo en los contrafuertes. La portada es obra de cantería del siglo XVI y abre con arco de medio punto con arquivoltas que apoyan sobre sálmeres y jambas despiezadas. Va enmarcada por estilizadas columnas sobre basamentos, coronadas por capiteles renacentistas, que sostienen una moldura que hace las funciones de cornisa y la separa del tejado. La torre, construida en el siglo XX, es lo menos valioso y no queda integrada en el conjunto del templo.

Arco del Mayorazgo

En Torres de Albanchez se han ido perdiendo paulatinamente mansiones señoriales de interés cultural como la llamada Casa del Mayorazgo, enclavada en un altozano en la calle San Clemente –hoy Virgen del Campo–, de la que se ha conservado su portada renacentista y herrajes característicos de la segunda mitad del siglo XVI. En su interior tenía una cueva con bóveda de cañón para refugio en momentos de peligro. La portada es adintelada, provista de zapatas con ménsulas roleadas en el intradós y tres espejos labrados con cueros apergaminados en el trasdós, uno de ellos con rostros barbados de perfil.


 




Ayuntamiento de Torres de Albanchez

Información Legal | Accesibilidad